Imprimir esta página

El río llegó a Nuevo Catacaos

Valora este artículo
(1 Voto)

Zoila3

Hace dos días se desbordó el río Piura luego de haber llovido durante 14 horas.  El nivel del agua no solo ha entrado a las viviendas sino también a diversas instituciones como centros recreativos. Las personas se han quedado atrapadas y están siendo rescatadas con helicópteros, botes, flotadores, o ellas mismas han nadado para salvarse y salvar sus pertenencias.

Una de las muchas damnificadas es nuestra compañera Zoila Merino, quien es asistente administrativo de Heifer Perú en Piura. Ella había salido a trabajar por la mañana, y no estuvo presente cuando se desbordó el río en Nuevo Catacaos, donde se encuentra su vivienda.  Llegó a su casa alrededor de las 5pm, luego de haber caminado alrededor de una hora, viajar  en un motocar repleto de gente, así como volver a la oficina porque habían cerrado la carretera.   

El día de ayer a las 10 de la mañana, el río Piura se desbordó a la altura de Nuevo Catacaos, así como en Catacaos. Las familias empezaron a movilizarse junto a sus niños. Trataron de sacar sus pertenencias y se resguardaron en sus techos o en el segundo piso, si es que tenían. “La gente no sabía qué hacer. Empezó a llover por muchas horas.  El agua llegaba hasta sus cinturas. Algunas familias han tenido que subir al segundo piso o a sus techos para salvaguardar sus vidas”, dice Zoila.  Además comenta que había mala señal telefónica, no había agua ni luz, por último, las carreteras estaban bloqueadas. “Estamos en un momento de desesperación, no hay agua, no tenemos alimentos. La parte de abajo de mi casa se ha inundado y apenas he podido sacar mis cosas, así como al loro”, nos cuenta muy preocupada cuando la llamamos por teléfono. Zoila está albergando a otros vecinos en su vivienda, todos están en el segundo piso de su casa.

Zoila5

 

Por la madrugada, entre la 1 y las 2 de la mañana, los helicópteros han estado volando para rescatar a las personas. Aproximadamente en Nuevo Catacaos viven 1500 familias y se encontrarían afectadas 700, según nos informa Zoila. Hay personas que lo han perdido todo. La gente está atemorizada porque creen que puede volver una nueva crecida del río. “En este momento están sobre sus techos al aire libre y bajo el sol, solo algunos tienen cubiertas de plástico como techo”, agrega.

Zoila

Zoila4

En cuanto a las personas evacuadas, nos menciona Zoila que algunas se han desmayado por lo que estaba pasando, como también hubo muchos ancianos asustados. “La gente se moviliza con botas, ahora que el nivel del río ha bajado un poco”.

En este momento Zoila prefiere quedarse en su casa y estar junto a sus dos hijos de 20 y 25 años, que estudian y trabajan, y al lado de su esposo. Todos están tratando de sacar el agua de su casa. No había almorzado hasta que llegó parte del equipo de Heifer Perú.

 “Lo que necesita la gente de Nuevo Catacaos son linternas porque no hay luz. Alimentos perecibles porque la carretera está obstruida, y principalmente, agua. Otras cosas como velas, fósforos, plásticos, carpas, pilas, linternas y repelentes”, finaliza Zoila.

Zoila1

Zoila2

Existen muchas más historias de desastre, ahora que el río se ha desbordado en Piura. Mucha gente no tiene qué comer y sus viviendas están afectadas. No tienen los principales servicios básicos como agua y luz. No se sabe si otra vez lloverá con tal intensidad. Con la inundación también vendrían los mosquitos y con ello las enfermedades. Piura nos necesita. 

Zannia Romero

Comunicadora de la PUCP y voluntaria en Heifer Peru. Conoce y le interesan los temas de la agricultura, con relación a la producción del café y el Empoderamiento de la Mujer.